Cronología de toda la lucha por el soterramiento.  

Ver imagen de 	Cronología de toda la lucha por el soterramiento (nueva ventana)
 
La ciudadanía de Montcada i Reixac reivindica desde hace años que la calidad de vida esté por encima de las infraestructuras que descuartizan el municipio. Cuatro líneas de tren atraviesan la ciudad y dividen núcleos de población: del R 2 hay 3.896 metros; del R 3, 5.275 metros, y del R 4-R7, 4.359 metros. En todo se tiene que sumar miles de metros de las carreteras y autopistas que la atraviesan y las divisiones que también provocan los fenómenos naturales.

La clave para el futuro de la ciudad es el soterramiento del R 2. Desde el inicio de la democracia, los diferentes gobiernos municipales han trabajado para hacer posible este proyecto que, por una parte, garantizaría la seguridad de los vecinos y vecinas que hoy día tienen que atravesar vías a cielo abierto y de otra, permitiría cohesionar el territorio. Como consecuencia, se liberaría un espacio para el disfrute de la ciudadanía, para implementar más actividades económicas que permitirían generar riqueza y, en definitiva, fusionar una ciudad históricamente dividida por la presencia de elementos naturales e infraestructuras, una división que incluso ha desdibujado el sentimiento de pertenencia al municipio. Pero más allá de ser el motor del futuro de Montcada i Reixac, el soterramiento del R 2 supondría una mejora para toda la red y para todos los usuarios y usuarias de Rodalies, porque este punto dejaría de ser un foco de incidencias.

El soterramiento de la línea de Portbou es un proyecto que ha unido y une en esta lucha al consistorio y la sociedad civil, representada desde los últimos años por la Plataforma Tracte Just-Soterrament Total, y que se ha plasmado en multitud de acciones reivindicativas reclamante justicia para una ciudad que ha pagado con creces la servidumbre hacia el Área Metropolitana de Barcelona y Cataluña.

Pero además, la ciudad pide contar con infraestructuras ferroviarias de calidad. De las cinco estaciones que hay operativas, sólo una, la de Montcada-Santa Maria, está adaptada a personas con movilidad reducida. La adhesión de Montcada i Reixac al manifiesto 'Ahora Rodalies' viene fundamentada por la necesidad de contar con una red del siglo XXI, moderna, competitiva y adaptada a las necesidades de la ciudadanía.
.